Arepa Planet

Héctor y el yoga como forma de vida.

Héctor Villavicencio es un venezolano que abandonó su profesión para dedicarse a su pasión como modo de vida. Actualmente se encuentra en Quito, Ecuador, dictando clases en varios centros de yoga entre Cumbayá y Tumbaco. Aquí nos comenta un poco de su historia y experiencia como emprendedor y emigrante.

Héctor antes del Yoga.

Licenciado en ciencias políticas, con especialización en administración pública, también completó un MBA en el IESA (Instituto de Estudios Superiores de Administración). Inicialmente trabajó en la empresa privada, como asesor en control de gestión, planificación, control de calidad. Luego pasa a trabajar en la administración pública, en planificación estratégica y control de gestión. Sin embargo, Héctor comenta que siempre había tenido la inquietud de estudiar medicina y ayudar a las personas. Es por eso que de manera paralela a su actividad laboral comienza a estudiar psicoterapia Gestalt. Es así como también mientras estaba “en eso” comienza a estudiar medicina china y a practicar yoga.

Héctor mantuvo su interés en las actividades que realmente lo apasionaban. Dice: “llegó un momento en que comencé a ver pacientes en psicoterapia, en medicina china y dar clases de yoga”. Sin embargo, se mantenía ejerciendo su profesión en la administración pública.

Hector Villavicencio
Hector Villavicencio, Profesor de Yoga.

Héctor nos comenta que no se encontraba a gusto con su trabajo. En aquel momento Hugo Chávez era el presidente y estaba desencantado de la política. Dice que incluso más allá de la política, su trabajo como asesor en planificación era frustrante. Esto porque luego de entregar la mejor recomendación resultado de un análisis y horas de esfuerzo, muchas decisiones eran tomadas ignorando su trabajo. Posiblemente por conveniencia política, amiguismo o falta de criterio. Entonces comenzó a sentir que “estaba perdiendo el tiempo y que el trabajo y el tiempo no estaban significando nada”. En este contexto, durante unas vacaciones, decide dedicarse “a esto nuevo que estaba haciendo” entre ellas dar clase de yoga. Fue así como decide dedicarse a trabajar 100% en su pasión.

El yoga como forma de vida.

Comenzó a dar clases de yoga aproximadamente desde el 2005. La transición entre la administración pública y dar clases de yoga fue «de un día para otro”, dice, en lugar de ser un cambio progresivo. “Las puertas se abrieron solitas así que seguí en ese camino”, nos comenta. Mantenerse en continua formación, le ha permitido poder transmitir en las clases su experiencia. En otras palabras, su modo de vida es congruente con lo que explica y habla a sus alumnos en clase.

Una vez que decide dedicarse plenamente a trabajar por su cuenta, hace cursos y más cursos para cultivar su formación. Profundizando su conocimiento sobre el yoga, psicoterapia y medicina china. De todas las actividades que realizaba se especializó más en el yoga. Dice que se le hizo más sencillo y por eso trabajó más duro en el yoga. Además, Héctor nos comenta que en las clases “puedes ayudar de muchas formas a la gente a mejorar y a tener mayor salud. Entonces, eso fue lo que me atrajo un poquito más. Que es muy aplicable, es una forma de ayudar al otro, simple, directa y a la vez también profunda”.

El Yoga y las clases

El yoga es bastante “técnico”, es una filosofía no adscrita a ninguna religión. Por lo que está abierta a practicantes de cualquier religión. Nos dice que está muy orientado al beneficio de la salud, al bienestar físico, emocional y espiritual. Explica que está bien tomar un camino espiritual o religioso, pero a veces no es conveniente entrar mucho en fanatismo sin cuestionar nunca, en este sentido, el yoga permite “ver a los lados”.

Hector Villavicencio
Hector Villavicencio, Profesor de Yoga.

Héctor nos comenta que las clases de Yoga son muy distintas según las personas que las practican. Por ejemplo, cuando se trata de niños, de adultos mayores o embarazadas. Los ritmos y razón de ser de las clases son distintos. Actualmente dirige sus clases a personas de mediana edad. Incorporando conversaciones, porque además de explicar una técnica, también le motiva mucho conversar con sus alumnos en clases. Así puede conocer cómo están sus alumnos y poder adaptar la clase para que los alumnos logren soltar una lágrima o una sonrisa y se sientan mejor. Esto requiere del profesor una formación y disciplina muy grande para soportar energéticamente incluso para no enfermarse. En este sentido, Héctor nos comenta que él y su esposa sirven de guía para orientar a las personas por un mejor camino.

Recomendaciones para emprender.

Cómo emprendedor también ha tenido la oportunidad de elaborar leche de coco, vegetales fermentados, entre otras actividades. De su experiencia recomienda ser muy positivo, proactivo y conocerse a sí mismo. Por otra parte, más allá del resultado, es importante el esfuerzo porque dice mucho de ti y permite darte cuenta de cuanto has evolucionado. También recomienda centrarse en una meta en la que creas y te llene, así que nunca desfallezcas y siempre mantente adelante.

Recomendaciones para emigrar.

En su caso decide emigrar para ofrecerle una mejor seguridad a su familia. Esto motivado a un secuestro que sufrió su esposa y una vez más la intentaron secuestrar con su hijo. Sin embargo, antes de emigrar necesitaba garantizar la manutención de su esposa e hijo. Es por eso que primero investigó y se comunicó con lugares donde podía dar clases. Así, al llegar a Ecuador ya tenía varias entrevistas y consiguió trabajo rápido.

Desde su experiencia, recomienda estar muy seguro si quieres emigrar o no. Si no estás convencido de lo que vas a hacer, cada vez que las cosas salgan mal, te vas a ir para el piso y vas a traer miseria a ti mismo. Por eso, recomienda que si tienes dudas de emigrar, es mejor no lo hagas. Dice que para emigrar es necesario tener seguridad, para centrarse en lo que se quiere y primero buscar alternativas.

Su consejo final.

Es importante tener fe, es muy distinto a la creencia. Es como un salto al vacio, dice. Aunque hay quienes piensan que la fe es manipulable y que las personas deberían decidir lo que está bien o no. No obstante, la fe no está asociada a la razón sino al corazón. Explica como ejemplo, cuando una persona cree ciegamente en un ideal político, pero hay un análisis costo beneficio, una racionalidad, puede haber una emocionalidad aunque asociado a que alguien te va a dar algo, entonces ya no es tanta fe. Su recomendación es tratar de encontrar esa fe que tiene que ver más con el corazón, tu instinto, con lo que sientes. Tener esa seguridad de que viene algo, aunque todo parece indicar que no. Desarrollar esa fe es un hermoso regalo, que te mantiene abierto a dar y recibir cosas buenas.

Evento 33 horas por la paz.

33-horas-por-la-paz
Evento 33 horas por la paz. Actividades de yoga y mucho más.

Héctor ha tenido la iniciativa de organizar un evento sin fines de lucro y abierto al público, donde se espera un sincretismo formado por representantes de las principales religiones y culturas, grupos indígenas, artistas, músicos, universidades y profesional común. Tiene la finalidad de permitir al público acceder en cualquier momento para encontrar mensajes y herramientas en relación al tema de la paz. Promoviendo así la paz desde el interior de la persona. Brindando herramientas como la meditación, la música, el canto, charlas. Todo dirigido a motivar un estado interior orientado a la búsqueda personal de la paz.

El evento será desde el miércoles 20 de marzo (12h00 AM) hasta el jueves 21 de marzo (9h00 PM) de 2019, en el Parque La Carolina, al lado de la cruz del papa. Ecuador.

33horasporlapaz@gmail.com
33horasporlapaz (Facebook e Instagram)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.